El 15 de junio es el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Que exista esta fecha tiene un objetivo claro e importante: hacer visible la necesidad de reflexionar y modificar el trato y el lugar que se le da a los mayores en nuestra sociedad y en el mundo.

 

Todavía son muchos los prejuicios hacia los adultos mayores y esto afecta de manera directa su  vida cotidiana. Pero aún más preocupante es que existen situaciones en que no se los considera como sujetos plenos de derecho.

 

Las proyecciones estadísticas sobre la población mundial nos anticipan que las personas de 60 años o más duplicarán su número actual y alcanzará unos 1.200 millones en 2025. Esto significa que los mayores serán un porcentaje muy importante de la población total con necesidades específicas y plenos derechos.

 

Cada individuo es único e importante pero el volumen de población que las personas mayores representan hace que ya no puedan ser ignoradas.

 

Pero no sólo importa que se incremente la población de adultos mayores del país y del mundo, lo desafiante para todos es que llegaremos a ser parte de esa estadística. No somos solo espectadores solidarios, somos protagonistas de los cambios que se reclaman.

 

 

Los adultos mayores son una población en la que se estima que entre el 4% y el 6% han sufrido alguna forma de abuso y maltrato en el mundo. Las consecuencias pueden representar lesiones físicas graves y tener consecuencias psicológicas a largo plazo.

 

El maltrato hacia las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es una problemática que requiere la atención de la comunidad internacional.

 

TENEMOS DERECHO AL BUENTRATO QUE RECLAMAMOS

IGUALDAD Y RESPETO

 

RECHAZAMOS LA VIOLENCIA

LE DECIMOS NO AL MALTRATO

Y LE DECIMOS SI AL BUENTRATO

PARA TODOS Y PARA TODAS